Cientos de emigrantes de Campanario se reencuentran con la Patrona

Multitudinaria misa de los emigrantes la que se vivió en la tarde de ayer en el exterior de la ermita y que un año más presidió la Virgen de Piedraescrita.

Campanarienses venidos de Madrid, del País Vasco, de Cataluña o de Andalucía, entre otras regiones, se mezclaron con vecinos residentes en Campanario y juntos fueron a arropar a la ‘Barranquera’ en una tarde estival más.

Para la eucaristía apenas quedaron sillas libres, muchos se la tuvieron que llevar de casa y buena parte de los fieles tuvieron que seguir la ceremonia de pie. El imponente número de coches aparcados en los alrededores del santuario, daba idea de la gran participación en este evento en torno a La Barranquera.

La misa, en la que cantó el coro del barrio Nuevo, estuvo oficiada por el padre Albert Daniel Jaimes Ramírez. En su homilía mezcló el fervor mariano, representado en la devoción de Campanario hacia su Barranquera, con anécdotas que arrancaron las risas de los presentes y que coronó con los tres vivas a la Patrona local al finalizar la celebración religiosa.

Al término de la misa llegó el momento de los numerosos emigrantes campanarienses que, repartidos durante todo el año por diversos puntos de la geografía española, tuvieron su nexo de unión con ‘La Barranquera’, a la que llevaron en hombros durante la procesión que tuvo lugar alrededor del santuario.

Fueron muchos los emigrantes los que quisieron llevar a su Patrona y Reina de La Serena. Una Virgen a la que, antes de entrar en la ermita, se le cantó la Salve y que regresó a su santuario al grito de ‘¡¡Viva la Barranquera!!’ y entre vítores y aplausos.

La jornada de convivencia en torno a la Virgen de Piedraescrita finalizó con todos los presentes compartiendo una tradicional y refrescante sangría.

Fuente: Hoy Campanario

12 - 08 - 2018|