Los pueblos de las Mancomunidades Integrales de la Serena-Vegas Altas y Guadiana han acordado no abrir sus piscinas este verano, debido a las dificultades y severas exigencias del protocolo general de uso.

En concreto, los municipios de Campanario, La Coronada, Gargáligas, Guareña, La Haba, Hernán Cortés, Magacela, Mengabril, Navalvillar de Pela, Ruecas, El Torviscal, Valdehornillos, Valdivia, Vivares y Zurbarán; además los municipios de Entrerrios y Orellana de la Sierra se han sumado a este acuerdo.

Estos pueblos no se plantean abrir en la temporada de baños 2020 debido a las dificultades y severas exigencias del protocolo general de uso, ya que no pueden garantizar una apertura segura y que no ponga en riesgo a usuarios y trabajadores; estando abiertos a posibles valoraciones si estas exigencias son rebajadas.

El mayor problema para los municipios está en garantizar que los usuarios puedan mantener la distancia de seguridad (principalmente entre los más pequeños), el control del aforo en la propia lámina de agua, el control del aforo en las instalaciones y los controles y exigencias de desinfección y limpieza.

Para los responsables municipales garantizar la salud de los vecinos e impedir posibles contagios es fundamental, evitando el “efecto llamada” de otras localidades y más aún previendo los desplazamientos masivos que tendremos de otras comunidades autónomas a medida que las fases de desescalada se vayan produciendo.

DESCARGA EL COMUNICADO CONJUNTO