Nos encontramos ya muy cercanos a la fiesta más importante en Honor a Nuestra Señora la Virgen de Piedraescrita y como cada año, fue presentado el cartel anunciador de nuestra Romería en el salón de plenos del Ayuntamiento.

El acto estuvo presidido por el Alcalde, Elías López, el concejal de Cultura Francisco José Cruces y el autor del cartel Alonso Gutiérrez Ayuso.

En esta ocasión, el cartel está protagonizado por la ermita de Piedraescrita y la carroza ganadora de la Romería pasada, como suele ser habitual en los carteles tradicionales. Un conjunto de 2 imágenes independientes realizadas en una composición fusionando fotos y dibujo.

Cartel totalmente renovado, llamativo, moderno y novedoso que igual que el anterior, rompe con la tradición del típico cartel que se realizaba anualmente desde hace años.

Alonso, nos explica cómo surgió la idea del cartel de este año.

La historia de este cartel arranca desde la pretensión de modernizar la imagen de un diseño que había quedado estancado en el pasado: era fiel representante de lo que solía hacerse con los medios de las imprentas en los años 80. Desde hace décadas, en Diputación solo cambiaban la foto, los colores y la fecha de un año a otro. Mira que me encanta lo “vintage” y casi todo lo de los 80, pero se veía necesario un cambio y se me propuso dar un giro a esta estética que cualquiera puede diseñar desde un procesador de texto.

La idea preconcebida es que el cartel fuese un reflejo del propio día que representa. Sin duda, para todo el mundo la romería es color y luz, con lo que parto de esa base. Además, ya sabía que contaba con ciertas “limitaciones” para un trabajo artístico: la foto de la carroza ganadora el año pasado, ya que todo aquel que sepa algo de diseño sabe que te coarta demasiado a la hora de trabajar. Esto se debe a que es una foto “sucia”, con ello me refiero a que hay demasiados elementos arquitectónicos de la plaza, el propio tractor, cables eléctricos, muchas personas en diferentes planos… vamos, nada apta para realizar un trabajo de estas características. Para carteles de este tipo se suelen usar fotos de estudio o sin elementos de fondo que distraigan y puedan retocarse fácilmente. Sin duda, es una gran limitación, pero a su vez un reto.

Cuando Francisco Cruces me pidió que lo hiciese, venía de realizar el diseño de un documental sobre Jesucristo en el que colaboré durante su rodaje en otros aspectos. La idea de cambiar el concepto a representar en tan sólo una semana era otro reto.  Pasar de la religión cristiana en sus orígenes, la pasión de Cristo, dolor y sangre de la crucifixión… a la alegría y colorido de la romería de Piedraescrita. No es fácil. Siempre suelo “pensar” durante meses lo que quiero hacer. Aquí no pude, no había tiempo.

Tras varias pruebas y un concepto que descarté porque no me convencía, opté por volver a mis orígenes. Los primeros carteles que hacía eran dibujos a mano, así que di forma esa idea con el soporte de la omnipresente tecnología. Sin duda, hoy en día éstas nos facilitan mucho las cosas, ya puedes crear un dibujo (salvando las diferencias claro está) a partir de una foto; pues la idea era fusionar foto real y “dibujo”. No concibo el diseño sin un toque de algo “digital”, la verdad. Realicé muchas fotos de la ermita, pero debido a que la arboleda ha crecido mucho, no quedaban bien las de hoy en día, tuve que recurrir a mi archivo de fotos de años atrás para usar una óptima para el cartel. La duda venía por la calidad, ya que las instantáneas realizadas con cámaras antiguas no dan tanto juego a la hora de ampliarlas, pero fue bien. La parte técnica no ha sido en sí difícil, lo tenía en mente, ejecutarlo es lo que ha llevado tiempo. Por ejemplo, para hacernos una idea de lo que podría suponer hacer este diseño, además del tratamiento previo y optimización de cada foto que lo compone, el cartel lleva casi 40 capas fusionadas en dos principales y el archivo PSD pesa casi medio Giga.

Siempre digo que la elección de la fuente (tipo de letra) de un cartel, supone el 80% de la vistosidad de éste. En esta ocasión opté por la sobriedad, el mensaje es claro y todo el mundo capta visualmente que evento se representa.

Alonso Gutiérrez Ayuso