Un total de 102 coches se inscribieron y participaron el pasado sábado 16 de diciembre en la V Concentración de Coches y Motos Clásicas de Campanario.

Una cita que compartía edición con el encuentro de Vehículos Deportivos Racing, organizada por el Automóvil Club Campanario.

Según Abel Fernández, presidente del Automóvil Club Campanario, con esta nueva concentración se trataba de vivir “una jornada de convivencia, en la que buscamos pasarlo bien todos aquellos a los que nos gusta el mundo del motor”.

La base se centralizó, como en años anteriores, en la caseta municipal, donde se realizaron las inscripciones y los participantes pudieron degustar un desayuno.

Hasta la explanada de la caseta se desplazaron numerosos curiosos y aficionados, que pudieron contemplar de cerca las ‘joyas’ sobre ruedas que visitaron Campanario. Todas, con más de 25 años de antigüedad.

Entre los vehículos concentrados, se dieron cita gran variedad de inolvidables modelos, como los Seat 600, 850 o 1500, los Citroën 2 Caballos y Dyane 6, los Mini, los Simca 1000, los Volkswagen Escarabajo o los Renault 5, 7 y 12. También pudieron verse varios modelos de Mercedes, mientras que el vehículo más antiguo fue un camión Ford V8, popularmente conocido como ‘María de la O’, de 1936.

La organización quiere destacar la aportación de Palomino, que además de participar en la concentración expuso varios vehículos de su colección, destacando un magnífico Ford A de 1929.

Entre los clásicos no faltaron vehículos a dos ruedas, destacando varias Guzzi, Montesas, Vespas, un sidecar o una Sanglas. Los participantes vinieron de diversas localidades de la comarca, aunque algunos otros de fuera, como Madrid o Ciudad Real.

Pasadas las once, la caravana automovilística partió hacia la vecina localidad de Magacela, donde se llevó a cabo una vista a un Dolmen prehistórico, en una acción promovida por el Ayuntamiento del municipio, tras el cual realizaron un desfile por el pueblo para posteriormente regresar hacia Campanario, donde los inscritos recorrieron sus calles y pudieron disfrutar de unas migas extremeñas, al tiempo que todos los participantes recibieron una bolsa de regalo.

Una comida animada por la Charanga ‘Los Despistaos’ de Campanario, que también colaboró en esta clásica cita. En esta edición se realizaron varios sorteos, hubo entrega de trofeos, un bingo y una divertida gincana.

Galería de fotos “V Concentración de Clásicos”