Este año además de los regalos para los más pequeños los Reyes Magos también trajeron mucha agua durante todo el recorrido de la cabalgata.

Aun así, la lluvia no pudo con la tradición en Campanario, donde la cabalgata de los Reyes Magos se celebró el pasado 5 de enero por la tarde con el mismo entusiasmo que otros años.

La asociación participante y la organización pusieron mucho empeño para que todo saliese según el guion previsto.

La tarde anterior en los soportales del Consistorio, el Cartero Real, recibió en su trono las peticiones de cientos de peques para hacérselas llegar a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

Un gran esfuerzo que cada año realiza el mensajero para recordar todos y cada uno de los deseos y peticiones que le hacen tantos niños ilusionados, sentados en su regazo.

Al día siguiente con un cielo encapotado y entre muchos nervios entre los organizadores y participantes, el desfile, que había sido previsto para las seis de la tarde fue adelantado por la organización, que veían una posibilidad de escapar de la lluvia.

Así, a las cuatro y media de la tarde la cabalgata partió, desde la calle de la Escuela de Música para realizar su tradicional recorrido y llenar las calles de nuestra localidad de fantasía, magia e ilucion.

Un total de cinco carrozas, pertenecientes las dos primeras a  la asociación local de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) ‘La Barranquera’, conformaron el desfile en esta edición acompañando a los Reyes Magos desde su llegada a la localidad.

Con Sus Majestades, Melchor, Gaspar, Baltasar, los peques ya preparados para el desfile y ya en la calle, comenzaba a chispear. Finalmente, la lluvia hizo acto de presencia, llovían los caramelos y también gotas de agua.

La lluvia hizo más rápido el recorrido y deslució las carrozas que tuvieron que pelear con el agua y desfilar más rápido de lo normal. Ni el adelanto de la Cabalgata pudo salvar que el desfile de carrozas se salve del chaparrón.

De este modo, con paraguas en mano, niños y mayores han recibido con ansia y entusiasmo la llegada de Sus Majestades en su cabalgata.

Tras dar una vuelta a la Plaza y repartir los regalos a los niños y niñas en los soportales de la casa Consistorial, sus Majestades se dirigieron hacia su segunda parada de la tarde, los Pisos Tutelados, momento en el que la lluvia comenzó a remitir.

Y allí no hay sido menos (más bien casi todo lo contrario) el cariño que han hallado. Su responsable (Juan Miranda), empleados, mayores y todos ahí presentes les dieron la bienvenida.

El tercer escenario que ha visto la visita de los tres Magos de Oriente ha sido el Centro de Día y Noche donde llevaron la ilusión a los mayores que ahí se hospedan.

Finalmente el cortejo se ha trasladado a la Guarda donde docenas de niños, niñas y familiares junto a la Alcaldesa, de la Guarda les esperaba con el típico roscón y chocolate caliente que cada año ofrece a Sus Majestades y todos los asistentes.

Una Cabalgata con agua, pero muchísima ilusión y colorido.

Desde el Ayuntamiento queremos dar las gracias a las todas las personas que trabajaron para preparar esta visita tan esperada.

A los padres y madres de los niños de las carrozas, padres y madres de la AMPA del Colegio Público, Policía Local que han sido los encargados de velar por la seguridad (una vez más) en el recorrido, Tractoristas, empleados municipales y a los protagonistas, los Reyes Magos y sus Pajes pese a las condiciones meteorológicas.

Cartero Real 2018
Cabalgata de los Reyes Magos 2018